Ir al contenido principal

Entradas

Lejanía

La tarde se incendiaba
El paso del tiempo
Dejaba su huella
ImborrableLas almas se desataban
Sin ningún por qué
Aunque se pensaban
Se negabanAunque se amaban
En silencio
Se alejaban
Cerca era demasiado lejosLos años pasaron
Cada mundo
Uno de nosotros
Cultivando lo verdaderoEl amor
Pesa en los hombros
Y la gente
No lo entiendeTrantan de sentir
Pero olvidan el corazón
El compromiso
De ser para otro serEs tan fría la esperanza
Tan amarga soledad
De mirarnos siempre juntos
Sin podernos encontrar.
Entradas recientes

Wine

A la orilla del mar Tantas veces Con la ceja levantada Pensando Reviviendo pasados
Esa piedra lacerante No sirve de nada Tu religión es sonreír Volver a nacer
Pero son los días Que se escapan Sin sentir Si degustar las fragancias
De otro cualquiera Que  te despierta el alma El cuerpo Y las ganas
Obsecuente del mañana Distante Siempre ahí Paralizada
Y yo aquí Simplemente con palabras Con una copa de vino
Morir sin alas.

A las 5 de la tarde

Recuerdo el frío en las manos La sangre tibia
El sudor helado
Y el vacío de sus ojos Ella atraía todo de mí
Mis pasiones
Las soledades
Todas mis pulsiones Pasaba todos los días
A las 5 de la tarde
Y mi tiempo se detenía
En el brillo de su cabellera Eran exactamente las 5 de la tarde
Pero ella no pasó
Ni al otro día
Ni nunca más Y cada día
A las 5 de la tarde
Caminé alrededor del barrio
Quizás había alterado su recorrido Me volví completamente loco
Ella daba sentido a mis días
Y en eso horario
A las 5 de la tarde A cada uno pregunto por ella
Por su cabellera rubia
Todos mudos
O yo muy sordo Nadie acá dice nada
Acá nadie hizo nunca nada
No lo entiendo
El tiempo pasa Ya ni el reloj puedo ver
Porque hay horas que lastiman
Así cuentan mis amigos
Pero no comprendo Solo me queda esperar
Dejar que pase este día
Quizás mañana me liberen
A las 5 de la tarde.

Noches de invierno

El invierno trae la escarcha consigo rumores de una noche hostil
de cartones como sábanas
de la luz en un candil y es tan amarga esa noche
tan desolada
que este pedazo de pan
se me atraviesa en la garganta
el único bocado que puedo dar
no lo puedo tragar nose si será esta carraspera
o que el vecino de mis trapos
me mira con esos ojos de vidrio
toda su alma lastimada es mi único bocado
lo parto en dos
en tres para el caminante
y aún así no puedo tragar
cuántas noches
para mí
o para él salgo a buscar laburo
te juro que salgo
pero no puedo conseguir
no se si es la tierra bajos mis uñas
o el pelo revuelto me lavo la cara en la fuente de la plaza que está en la esquina
me sacudo la ropa antes de llegar
camino y entre tanto voy pidiendo
porque tengo que comer
pero la verdad es que no puedo tragar ya deje la carraspera
la noche helada
mi candil
y a mis vecinos
aún así no puedo ya no se si soy yo el problema
o son todos los demás
que no me ven
que no sienten mi hambre
que no le duelen mis huesos
o tienen la boca reseca de tanto busc…

¿Sabré, sabrás?

De locuras sabe el hombre De tormentos en el alma De sabores que desangran De temores por vencer De problemas De mentiras y verdades De migrar y de volver De amores que fueron grandes De amores aún en pie De pulsiones desafiantes De tener siempre un por qué De buscarse en otra piel De ser uno con el mundo De escucharse a uno mismo De perdonar y dar amor De hacer el amor y sonreír De trabajar duro en la vida De los suyos proteger De jugarse por los sueños De explotar y renacer…
Tanto ha de saber el hombre De la vida lo importante Se olvidó de conocer, A la mujer en sus otoños De observarla amanecer Contemplar ese milagro
Donde todo vuelve a ser.

Paradojas

La primera siempre lejos
de mi piel hasta su carne
de su copa
el cariño se derrama
de mis manos se me escapa
y se esfuma
como sueños en la almohada

la segunda grita mi nombre
en los acantilados
me proclama
corre sexo por sus venas
y pasión en la mirada
siempre frágil mariposa
con sus alas desgarradas

la tercera y más cercana
de las otras me rescata
amanecer de mis días
cuida siempre de mi alma
es presente y es pasado
es futuro de mis ganas.

Sin título

Sin nombrarte Te llamé Sin sentirte Acaricié tu piel
Tantos años encerrado Sin creer Que podía amarte A destiempo
Refugiándome De tus ojos De encontrarte Y liberar a Leviatán
Dos pasiones reclamadas Una piel casi incendiada Sin pretender Que me quieras Sin llenarte de promesas De cumplidos Ni entregarte mi vejez
Somos una paradoja Una incógnita Un problema Que pretendo resolver
Siendo el fuego De tu cama Siendo el río De tu sed.